Necronomicon – Sala de Escape

El Necronomicon corre peligro

En una oscura casa en Buenos Aires, alguien estuvo ocultando por años el Necronomicon. Su cuidador acaba de morir y sería muy peligroso que el libro caiga en poder de los sectarios que lo utilizarían para dominar el mundo.

 

Categoría: Etiqueta:

Descripción

Luego de muchos años de trabajo, el cuidador del Necronomicon finalmente ha fallecido.

Esto no debería sorprenderte, de no ser porque el cuidador no es nada más ni nada menos que tu tío.

Si bien nunca te lo dijo directamente, ahora todo empieza a tener sentido, tantos años de estar recluido en esa casa, sin poder salir en ningún momento, solo puede tener una explicación. El estaba cuidando algo. Ese algo seguramente sea el libro maldito. el Necronomicon, el libro de los muertos.

Tu tío siempre fue muy generoso contigo, viajes por el mundo, parecía apreciar las tardes jugando al ajedrez o a otros juegos, sin duda tu compañía era algo que apreciaba.

Ahora que tu tío murió, como último deseo pidió que visites la casa.

¿Podrás enfrentar lo desconocido??

Caracteristicas_Necronomicon

Historia del Necronomicon

El Necronomicon fue escrito por el árabe loco Abdul Alhazred poco antes de su misteriosa muerte, en el año 738 d.C.

Los manuscritos originales fueron publicados bajo el título de Kitab Al-Azif (que significa “el rumor de los insectos por la noche”, sonido que en el folclore arábigo se atribuye a demonios y malos espíritus), en ellos se incluían conjuros y revelaciones que Alhazred había recibido durante su exilio en el desierto de manos de unos misteriosos seres de otro mundo.

Necronomicon

Sobre el año 950, el Kitab Al-Azif fue traducido al griego por Theodorus Philetas, fue entonces cuando al libro se le dio por primera vez el título “Necronomicon”.

El libro fue prohibido pero, en 1228, Olaus Wormius encontró una copia escrita en latín. La edición griega como la latina fueron prohibidas por el Papa Gregorio IX y todos los ejemplares que se requisaron fueron quemados.

Parece ser que existe una edición española del Necronomicón conocida como “Alacife” y publicada en torno al año 1300 en León. Esta versión, escrita en castellano antiguo, es de autoría anónima y al parecer fue traducida a partir de unos manuscritos requisados al rey moro Abderramán I.